Los robots, una ayuda no muy lejana