Hay varias razones para que Microsoft Outlook deje de responder. El problema puede producirse al abrir o cerrar Microsoft Outlook, responder a un correo electrónico, cambiar de carpeta a carpeta, o cargar o descargar un archivo adjunto. Esto sucede a menudo en los momentos en que usted está respondiendo a un correo electrónico importante. Veamos algunas de las razones que pueden hacer que Microsoft Outlook no responda o se congele.

Estos incluyen un fallo temporal; un programa de terceros que se ejecuta simultáneamente con Microsoft Outlook; un complemento de Outlook; sincronización en curso; un archivo PST de gran tamaño; un programa antivirus; una cuenta IMAPExchange; entradas de registro de Outlook; y una infección por virus o malware, entre otros. Ahora que se ha familiarizado con las posibles razones, pasemos a arreglar Outlook.

Caso 1: ¿Es la primera vez que su pronóstico deja de responder?

Si es la primera vez que su Outlook deja de responder, pruebe esta modificación. Abra el Administrador de tareas presionando las teclas Ctrl, Alt, Eliminar o haciendo clic con el botón secundario en cualquier lugar de la barra de tareas. Haga clic en la ficha Procesos, busque el proceso Outlook.exe y selecciónelo, y pulse el botón Finalizar proceso. Cierre la ventana Administrador de tareas. Reinicie su computadora ahora. Cuando se haya reiniciado completamente, abra Outlook y compruebe si está funcionando o no.

Caso 2: Aplicaciones de terceros

Cierre cualquier aplicación de terceros que se ejecute al mismo tiempo que Outlook. Outlook debería funcionar bien después de cerrar el programa. El software antivirus, el firewall, el complemento, el plug-in o la barra de herramientas son algunos de los programas de terceros que pueden provocar la congelación de Microsoft Outlook. Dado que los programas de seguridad como antivirus, antispyware o cortafuegos están diseñados para proteger su privacidad y sus datos de intrusiones e infecciones no autorizadas que a menudo se producen a través del correo electrónico, configuran configuraciones de seguridad y privacidad estrictas que a veces impiden que Outlook envíe o reciba correos electrónicos o que funcione correctamente.

Para evitar este tipo de problemas con Microsoft Outlook, reconfigure su programa de seguridad para agregar complementos de Outlook y Outlook a las zonas de confianza. Si instaló recientemente un complemento de Outlook (Microsoft o un tercero) y después de lo cual Outlook dejó de responder, deshabilítelo. Compruebe si Outlook ha empezado a funcionar o no. Si es así, actualice el complemento de Outlook con las últimas actualizaciones y parches. Si Outlook sigue sin responder, desinstale el complemento e instale otro o uno similar de otra empresa. Existe la posibilidad de que el software complementario en particular no haya sido escrito correctamente por su editor.

Caso 3: Un archivo PST de gran tamaño

Microsoft Outlook está diseñado para archivar correos electrónicos u otros elementos automáticamente. El archivado ayuda a reducir el tamaño del buzón de correo y permite que Microsoft Outlook funcione correctamente. Dado que el archivado es un proceso que utiliza recursos, Outlook puede dejar de responder debido a archivos más grandes, tareas pendientes como correos electrónicos y programas que se ejecutan simultáneamente con ellos. Al igual que el archivado, la sincronización es también un proceso de Resource-hog. Para evitar que Microsoft Outlook deje de responder, deje que termine sus tareas pendientes.

Además, no haga más clics y no iniciar sesión en tu cuenta de Hotmail antes de transferir el archivo o la sincronización. Un archivo PST de gran tamaño (archivo que almacena todos los datos de Outlook) o un buzón de correo grande puede provocar que Outlook deje de responder. Para evitar este problema, archive los elementos de su buzón de correo con regularidad. Elimine los archivos o archivos adjuntos innecesarios que ya no sean de utilidad. Para un archivo.pst de gran tamaño, divídalo en varios archivos.pst pequeños. Sí, crear varios pequeños archivos.pst y dividir sus datos de Outlook en ellos. Además, realice regularmente copias de seguridad de sus archivos.pst para evitar la pérdida de datos debido a virus u otros problemas.

Caso 4: Problema con las entradas del Registro

Si las entradas del registro de su Microsoft Outlook se han dañado, es posible que no responda a sus clics. Tendrá que reparar las entradas del registro de daños. Descargue un programa de reparación de registro gratuito de un sitio web de confianza e instálelo en su ordenador. No le recomendamos que repare manualmente las entradas del registro, ya que se trata de un procedimiento arriesgado y delicado. Si cambia erróneamente el registro, es posible que el equipo se bloquee de forma permanente. Por lo tanto, repararlos utilizando un programa de reparación del registro. También cree un punto de restauración del sistema antes de ejecutar el programa de reparación del registro. Si lo hace, podrá restaurar el equipo a un estado anterior en caso de que algo salga mal. Una vez hecho esto, abra y ejecute el programa y arregle las entradas de registro dañadas.

Información adicional

Si ha configurado un contestador automático o ha programado algunos correos electrónicos para que se envíen automáticamente, existe la posibilidad de que su programa antivirus los bloquee. Esto se debe a que algunos programas antivirus a menudo consideran los correos electrónicos automáticos que intentan ser enviados o descargados como portadores de phishing, spam o virus y, por lo tanto, los bloquean. Además, si sospecha que un correo electrónico portador de virus ha causado que su programa de Outlook se cuelgue, búsquelo y retírelo de su buzón de correo. Abra su programa antivirus y actualícelo con la última definición de virus y malware.